Home Pablo lechuga En Obregón: “Niño sicario” alcanzaría condena de 5 años
En Obregón: “Niño sicario” alcanzaría condena de 5 años
0

En Obregón: “Niño sicario” alcanzaría condena de 5 años

0
0

Obregón, Sonora.-

Una pena máxima de hasta 5 años podría alcanzar el joven de 17 años de edad que fue vinculado con el doble homicidio registrado el pasado 12 de enero en Ciudad Obregón, y no cabría la posibilidad de juzgarlo como a un adulto, reveló el fiscal general del Estado de Sonora.

Rodolfo Montes de Oca Mena explicó que la Fiscalía General de Justicia en el Estado (FGJE) se rige estrictamente por la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes, la cual establece en su Artículo 145 que un menor de edad que comete el delito de homicidio calificado, la duración máxima deinternamiento podrá ser de hasta 5 años.

Resaltó que no es posible que se le juzgue como a una persona adulta, aún cuando estuviera a cumplir los 18 años de edad, debido al Artículo 6 de dicha ley, la cual señala que:

“A las personas mayores de 18 años de edad a quienes se les atribuya la comisión o participación en un hecho señalado como delito en las leyes penales mientras eran adolescentesse les aplicará esta Ley.

“Asimismo, se aplicará en lo conducente a las personas que se encuentren en proceso o cumpliendo una medida de sanción y cumplan 18 años de edad”, refirió.

Montes de Oca Mena resaltó que aunque en el menor hubiese cometido varios delitos, el Artículo 147 de la Ley señala que la medida de sanción privativa de la libertad correspondiente por el delito que prevee la punibilidad más alta, y en este caso es de 5 años.

“Por lo tanto, no se acumulan las penas, en el entendido que la medida de sanción privativa de libertad impuesta a la persona adolescente no podrá exceder del límite máximo que esta Ley establece”, apuntó.

ES LEY NACIONAL: EXPERTOS

Expertos en la materia de Derecho Penal coincidieron con que la pena máxima que a cualquier adolescente se le pudiera otorgar por haber cometido un delito es de 5 años, y el homicidio calificado en la sanción que más años de privativa a la libertad tiene.

Destacaron que es una ley nacional, es decir, una legislación que está establecida para cualquier Estado de la República y, a diferencia de los adultos, los adolescentes son juzgados de manera distinta, y se les sanciona por el delito más grave que hayan cometido y no se acumulan.

Se señaló que para las personas de 18 años o más que hayan cometido algún delito, el juez les otorga una pena en prisión, pero a los adolescentes de mayores de 14 años y menores de 18, cuando se les juzga, se les otorga una sanción y esta no será mayor a 5 años, en cualquier lugar del País en el que se encuentren.

PERFIL CRIMINAL

Independientemente de su religión, edad, sexo y estrato socioeconómico, un menor puede tener rasgos de sicopatía, porque incluso se puede tener una historia de vida increíblemente sana y funcional, con todos los factores de protección y oportunidades de vida, pero al cruzar esa la línea, no existen casos donde se pueda regresar, expresó el sicólogo Leonardo Aguirre.

Un joven de 17 años ya puede presentar rasgos serios y complejos, aún cuando pueden aparentar ser personas funcionales, dijo.

“Destaca la deshumanización, que es algo que marca mucho la sicopatía, porque ellos tienen la dificultad para interpretar o sentir ciertas emociones; para ellos, la otra persona no es una persona, no es un ser vivo, sino un objeto, donde si lo privan de su vida, no les causa conflicto”, explicó.

Cuando se noten rasgos como aislamiento, indiferencia y pensamiento alterado en niveles disfuncionales, así como consumo de drogas y delitos como robar o maltratar animales o personas, son indicadores para buscar ayuda y comunicación con la persona.

“Siempre hay algo que se puede hacer, se le puede brindar una ayuda para que no vayan a cruzar la línea que los va alejando de esta conexión humana, porque llega un punto donde un sociópata o un sicópata pueden deshumanizarse al grado de creer que están haciendo un trabajo, un rol interpretado y no una vida”, concluyó.

Si la escuela tuviera un programa de prevención se habría podido detectar la situación en la que vivía el “niño sicario”; es lo más sencillo del mundo para la óptica de un activista social o impulsor de la consciencia, acentuó Omar Balderrama Figueroa.

El presidente de la asociación civil Amor y Convicción indicó que los programas de prevención son una herramienta que puede identificar siete factores de riesgo en un joven, pero no son aplicados en el sistema escolar actual.

DETECTAN A TIEMPO CUATRO CASOS DE MENORES VIOLENTOS EN SONORA

Cecilio Luna, presidente de la Asociación de Padres de Familia, señaló que gracias a la aplicación de un protocolo que se ha trabajado en las escuelas, en Hermosillo, Cajeme y Nogales se han detectado a tiempo cuatro casos de actitudes violentas en menores de edad.

Para evitar casos extremos como el del “niño sicario” solicitó la intervención de la sociedad en su conjunto, para llegar a la raíz de la problemática y prevenirla.

“Cuando existe la voluntad de padres, de los jóvenes y de toda la comunidad, el problema es solucionable, apuntó, a diferencia de cuando tenemos una negación, entonces se dificulta para todos”.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *